Questo sito utilizza cookie di terze parti per inviarti pubblicità in linea con le tue preferenze. Se vuoi saperne di più clicca QUI 
Chiudendo questo banner, scorrendo questa pagina, cliccando su un link o proseguendo la navigazione in altra maniera, acconsenti all'uso dei cookie. OK

Una imagen de Italia en los Estados Unidos. The New York Times Book review y la literatura italiana entre informacion y critica (1947-1987)

--Este trabajo se ha impuesto el objetivo de reconstruir una imagen de Italia en los Estados Unidos, así como ha tomado forma sobre las páginas de The New York Times Book Review, entre 1947 y 1987 (a través de las recensiones, entre crítica y, mas a menudo, simple divulgación de las obras italianas traducidas en aquel período en America: de las pruebas que han visto la luz en el curso del Novecientos, a aquellas clásicas, entre las cuales, en modo particular, la obra de Dante, aunque también aquella de Boccaccio, Petrarca e, increíble por decirse, Michelangelo).
La variedad por formas y contenidos de las obras italianas publicadas ha permitido igualmente una rica variedad de enfoques de parte de los críticos de la Book Review, desde la simple citación del nombre del autor, o del título de su última fatiga, o de la reedición de un trabajo ya publicado, al simple resumen (más raramente de cuanto me esperase), hasta la recensión digna de este nombre. Poco a poco, bajo mis ojos ha comenzado a tomar forma una imagen de Italia sorprendentemente positiva y en tractos lisonjera, pero, obviamente, fragmentaria, toda por descubrir entre las huellas dejadas sin un orden, pero en gran copia, en las páginas de la revista. En realidad, The New York Times Book Review, no es propiamente una revista de crítica literaria, cuanto, más que todo, un medio de divulgación cultural que ha podido hacer entrega sobre la puntual colaboración de profesores, ensayistas, poetas, romanceros y traductores. Las señalaciones de la Book Review, entre otras, se refieren a las traducciones de las obras italianas, no a sus versiones originales, y la mayor parte de las indicaciones concernientes a los libros y los autores, es sobre todo equilibrada entre divulgaciones e informaciones más precisas relativas al estilo, a las carencias o a los méritos de las obras, que presuponen un conocimiento no por cierto superficial de la literatura internacional por parte del lector americano.
Para ordenar la cantidad de material a mi disposición y obtener un marco unitario, por cuanto posible, de las modalidades de bienvenida de nuestra literatura en América y, a través de ellos, lograr delinear la imagen de la Italia que ha recorrido las estradas de las tierras más allá del océano a partir de la segunda posguerra, he elegido una impostación que prevé reagrupar, por cada década, y por lo tanto en cada uno de los cuatro capítulos que constituyen mi investigación, las recensiones dedicadas a un mismo autor, y a una misma tendencia narrativa, o al recuerdo de los “eternos clásicos”, articulándolos en una serie de variables párrafos.
Al término de esta incursión en las páginas de la Book Review, está claro que la Italia de la cultura hace efectivamente noticia en los Estados Unidos. El amplio número de las recensiones, en efecto, me ha sorprendido placenteramente, llevándome a reconsiderar, por lo menos en parte, afirmaciones apresuradas y superficiales sobre una distorsionada percepción de la imagen de la cultura italiana al exterior (herencia de doscientos años de prejuicios e incomprensiones recíprocos). El mérito va a todos aquellos autores que, a partir la segunda posguerra, han testimoniado la renacida vitalidad de nuestra tradición literaria, contribuyendo a alimentar, en medida siempre mayor, el interés americano por nuestra cultura. Este interés, a veces, ha asumido los contornos de una fuerte pasión por las cosas de Italia y para algunos autores, como demuestran los comentarios a la obra de Moravia, Calvino, Sciascia, Eco y, no obstante la dificultad de la literatura y de la traducción, de Gadda y Pasolini.
La variedad de las experiencias italianas ha ciertamente comunicado una imagen compuesta, chispeante, en movimiento, de nuestro País, tierra de genio, compromiso, poesía, realismo, fantasía, color local, pasión, calor y, al mismo tiempo, reserva y lirismo.

Mostra/Nascondi contenuto.
4 I N T R O D U C C I Ó N  Motivaciones, consideraciones y prejuicios americanos sobre el Bello País La intensidad y la peculiaridad del vínculo entre dos Países no se pueden definir exclusivamente en base al conocimiento de sus sistemas político-económicos. Entre los hombres y las sociedades de aquellos Países se vienen a crear relaciones civiles y culturales que, a través de la interrelación de las experiencias literarias (periódicos, libros, revistas…) y de las modas (cine, música, arte…), permiten descubrir las influencias recíprocas sobre las respectivas identidades nacionales. Se trata, por lo tanto, de una serie de pequeños conocimientos, no solo políticos o económicos, sino también culturales, de tenerlos siempre actualizados. El trabajo que presento en estas páginas nació del deseo de indagar la naturaleza de las relaciones italo-americanas desde un punto de vista cultural, literario en particular, abandonando cada tipo de investigación económica y política, además teniendo bien presente cómo cada uno de estos aspectos sean un azulejo fundamental para poder completar un mosaico tan complejo y articulado. Para tener un marco que fuese el más completo posible, aunque en la parcialidad de las informaciones debido a la consultación de una única fuente y a la incompletaza necesariamente derivada de intervenciones críticas que no son siempre tales, he tomado en consideración un período amplio, que comprende cuarenta años de recensión sobre la literatura italiana, publicadas entre 1947 y 1987 sobre las páginas de The New York Times Book Review, suplemento literario dominical de The New York Times.

Traduzione

Facoltà: Lettere e Filosofia

Traduttore: Amanda Ballesteros Suarez Contatta »

Composta da 240 pagine.

 

Questa tesi ha raggiunto 65 click dal 22/07/2011.

Disponibile in PDF, la consultazione è esclusivamente in formato digitale.