Skip to content

La política editorial en el regimen cubano

La literatura como espacio crítico. Algunas consideraciones

Sin embargo, a la larga esos pactos fueron lo que predominó, y la literatura (por supuesto, no la literatura “de la Revolución”) abrió, en ocasiones, espacios críticos que no se ponían de manifiesto, por ejemplo, en el ejercicio del periodismo o la opinión periodística de largo alcance, como podría ser el periodismo político-social o la politología.

Las zonas críticas abiertas en la literatura cubana de los años setenta y en el decenio de los ochenta, son las mismas que dispararon los mecanismos de la censura editorial y activaron los resortes de una política editorial que, en el caso concreto de la literatura cubana de la isla, iba en lo esencial a practicar la vigilancia sobre la crítica y sobre la presencia de situaciones “no revolucionarias”, actitudes —de personajes, de voces narrativas, de sujetos líricos en el caso de la poesía, de “sujetos conflictivos” en el caso de la escena teatral— “no revolucionarias” y perspectivas artísticas “no revolucionarias”.

La revista Temas, que en sí misma es hija del cambio de perspectivas aportado por los años noventa, ha contribuido sobre esto con la transcripción de un panel titulado “El debate de ideas en la cultura y el pensamiento en Cuba”. Alrededor de esto, y a tenor de la política editorial y de cómo los espacios de opinión (o de disensión) están fuera de la prensa y de la televisión nacionales (gubernamentales) y entran en (o coinciden con) la literatura, valdría la pena citar lo siguiente: “La idea de que no tenemos suficiente cultura del debate entre nosotros /…/ corresponde, en primer lugar, con una carencia en los medios académicos y culturales en general, y en segundo, con la ausencia de ciertos temas, que resultan tabúes, que no aparecen en el debate público o reconocido, y quizás sí en el más íntimo /…/ Para que una sociedad se reconozca a sí misma y comprenda cuáles son sus problemas, es fundamental que las instituciones /../ sean capaces de recoger y dar cabida a esos temas /…/”.

Sin embargo, más adelante dice: “Me asombro cada vez que compruebo cómo, en los círculos más diversos, la gente se plantea que la sociedad cubana está ante un gran dilema: el de qué significa el socialismo, y si en Cuba se mantiene el socialismo o se tiende a una forma de capitalismo. A nivel de calle, la sociedad debate este problema, aunque brille por su ausencia en el medio académico y en los de difusión”. En páginas siguientes de la transcripción —y pensemos en esa dislocación de funciones de los espacios del periodismo, el debate socio-político y el realismo de la literatura—, Mayra Espina aclara lo siguiente: “Cuando uno lee los resultados de las investigaciones de las ciencias sociales de la segunda mitad de los años 80 en la economía, la sociología, la psicología, y los relaciona, advierte un panorama de pre-crisis muy bien documentado. Ahora bien, ¿por qué la ciencia social cubana no tuvo potencialidad para anunciar esa crisis con toda su fortaleza? Porque esos resultados no estaban interrelacionados. Cuando se analizan solo y de manera aislada los problemas de la economía, resulta muy difícil producir un diagnóstico de crisis o de pre-crisis. Pero si se hubieran podido interconectar los resultados de los distintos campos, se hubiera apreciado un panorama muy diferente al que reflejaba el triunfalismo prevaleciente en aquellos años.
Ahora nos está pasando algo similar: el debate se concentra en problemas particulares, se desarrolla en espacios específicos donde se consigue implementar, pero no se logra conectar todas las aristas y dimensiones del problema, y por lo mismo no se da el salto a las cuestiones estratégicas de los destinos de la sociedad”.

Pedro Pablo Rodríguez es más explícito hacia el final del debate. Allí dice: “los medios de difusión deben abrirse al debate, lo que no acaba de ocurrir nunca. Desde los años 60 se ha estado planteando, y no se ha dejado de replantear desde entonces. Llegamos a 2005 y uno se pregunta: ¿para qué hablar de lo mismo, si sigue igual? Lo mejor que encuentro en la prensa cubana es la sección de correspondencia del diario Juventud Rebelde, por lo que el pueblo plantea y por las increíbles respuestas de la mayor parte de los funcionarios. El periodista que se ocupa de esta sección, que resulta una disección fabulosa de la burocracia cubana, tiene que emprender constantemente un debate con esa burocracia, mientras que esta le recrimina, una y otra vez, que deje expresarse de esa manera a los lectores, a quienes tilda de cuestionar la Revolución, simplemente porque cuestionan la conducta de la burocracia y de los organismos estatales”.

Estas palabras se afinan un poco más con la intervención del famoso compositor e intérprete César Portillo de la Luz, quien expresa lo siguiente: “Yo me pregunto: ¿de dónde debe emanar la directiva de los problemas ideológicos que tienen que ver con la cultura artística? ¿No es un tema que atañe al sector ideológico, al Ministerio de Cultura, al de Educación, y otros organismos, incluso los que velan por la seguridad del país? ¿Cuántas instituciones deben intervenir en la formulación de una colegiación para resolver los problemas que nos ocupan? Lo que nos ocurre se debe a que todavía somos una sociedad que arrastra una sedimentación de la cultura capitalista que heredamos, y estamos arribando a duras penas a una cultura científica, socialista o marxista. Esta carencia se refleja en que, paradójicamente, haya sido posible encontrar hombres decididos a jugarse la vida para derrocar la tiranía de Batista, mientras que no se han podido encontrar suficientes hombres brillantes para lograr articular una política cultural como la que requiere la sociedad que queremos construir”. Sobran los comentarios.

Me he detenido en este conjunto de opiniones porque, salvando las distancias, con ellas y otras ocurre lo mismo que con las recientes discusiones llevadas a cabo por medio del correo electrónico —en el ciberespacio— sobre la cultura cubana en los años sesenta, la política cultural y la memoria histórica de diversos procesos desenfocados y/o silenciados durante muchos años. Son, en primer lugar, discusiones limitadas, y poco accesibles, en segundo lugar. Temas no es una revista popular, sino dirigida más bien a especialistas dentro de la cultura y las ciencias sociales. Y en Cuba ya se sabe que sólo una minoría dentro de la minoría cultural tiene acceso al correo electrónico.
Pero la edición de libros es otra cosa: es la posibilidad de divulgar, virtualmente en todos los niveles y capas sociales, y en virtud de la extraordinaria movilidad de los libros y el lenguaje escrito, los contenidos de un espacio que podría llenarse de discusiones e ideas como mínimo políticamente “inoportunas”. Por esa razón las autoridades de la cultura en Cuba siguen pensando en una “literatura revolucionaria”, al menos como programa literario deseable, y, sobre todo, en obras literarias que no “afeen” la imagen de la conflictiva sociedad construida después de 1959.

Si bien en el Quinquenio Gris la censura —literaria, política, o político-literaria ejercida por los funcionarios de las editoriales— contaba con temas tabúes como el sexo, la corrupción administrativa y algunos otros —en los setenta era impensable manejar personajes periféricos como un gay o una lesbiana, o tratar el sexo descriptivamente, por ejemplo, hasta los límites de la obscenidad y la pornografía—, ya en los ochenta y los noventa ese tipo de censura se afina y decanta sus zonas de atención. Los gays y las lesbianas son aceptados y entran, con las jineteras y los jineteros, en el espacio literario, como mismo entra el sexo —de cualquier naturaleza y con cualquier orientación—, y estos son elementos y personajes “aceptables” en un medio que vivió, primero, la penalización de la moneda estadounidense, el dólar, y que después asistió a su despenalización cuando la economía cubana alcanzó su más grande crisis histórica, poco después del derrumbe del campo socialista, a la distancia de sólo uno o dos años de un nuevo éxodo llamado, como hemos advertido ya en el capítulo anterior, la Crisis de los Balseros. Es entonces cuando la política editorial (y, desde luego, la política cultural) tiende a modificarse, a afinar, como hemos aclarado, sus mecanismos, y a hacerse más sutil.

Las autoridades “permiten” la crítica social, o el “juego a la crítica social”, siempre y cuando no se produzcan cuestionamientos directos ni indirectos del poder político cubano, concretamente de la figura de Fidel Castro.

Questo brano è tratto dalla tesi:

La política editorial en el regimen cubano

CONSULTA INTEGRALMENTE QUESTA TESI

La consultazione è esclusivamente in formato digitale .PDF

Acquista

Informazioni tesi

  Autore: María De Las Nieves Hernández Redonet
  Tipo: Tesi di Laurea
  Anno: 2006-07
  Università: Università degli Studi di Catania
  Facoltà: Lingue e Letterature Straniere
  Corso: Lingue e Culture Europee
  Relatore: Luciano Granozzi
  Lingua: Spagnolo
  Num. pagine: 146

FAQ

Per consultare la tesi è necessario essere registrati e acquistare la consultazione integrale del file, al costo di 29,89€.
Il pagamento può essere effettuato tramite carta di credito/carta prepagata, PayPal, bonifico bancario, bollettino postale.
Confermato il pagamento si potrà consultare i file esclusivamente in formato .PDF accedendo alla propria Home Personale. Si potrà quindi procedere a salvare o stampare il file.
Maggiori informazioni
Ingiustamente snobbata durante le ricerche bibliografiche, una tesi di laurea si rivela decisamente utile:
  • perché affronta un singolo argomento in modo sintetico e specifico come altri testi non fanno;
  • perché è un lavoro originale che si basa su una ricerca bibliografica accurata;
  • perché, a differenza di altri materiali che puoi reperire online, una tesi di laurea è stata verificata da un docente universitario e dalla commissione in sede d'esame. La nostra redazione inoltre controlla prima della pubblicazione la completezza dei materiali e, dal 2009, anche l'originalità della tesi attraverso il software antiplagio Compilatio.net.
  • L'utilizzo della consultazione integrale della tesi da parte dell'Utente che ne acquista il diritto è da considerarsi esclusivamente privato.
  • Nel caso in cui l'Utente volesse pubblicare o citare una tesi presente nel database del sito www.tesionline.it deve ottenere autorizzazione scritta dall'Autore della tesi stessa, il quale è unico detentore dei diritti.
  • L'Utente è l'unico ed esclusivo responsabile del materiale di cui acquista il diritto alla consultazione. Si impegna a non divulgare a mezzo stampa, editoria in genere, televisione, radio, Internet e/o qualsiasi altro mezzo divulgativo esistente o che venisse inventato, il contenuto della tesi che consulta o stralci della medesima. Verrà perseguito legalmente nel caso di riproduzione totale e/o parziale su qualsiasi mezzo e/o su qualsiasi supporto, nel caso di divulgazione nonché nel caso di ricavo economico derivante dallo sfruttamento del diritto acquisito.
  • L'Utente è a conoscenza che l'importo da lui pagato per la consultazione integrale della tesi prescelta è ripartito, a partire dalla seconda consultazione assoluta nell'anno in corso, al 50% tra l'Autore/i della tesi e Tesionline Srl, la società titolare del sito www.tesionline.it.
L'obiettivo di Tesionline è quello di rendere accessibile a una platea il più possibile vasta il patrimonio di cultura e conoscenza contenuto nelle tesi.
Per raggiungerlo, è fondamentale superare la barriera rappresentata dalla lingua. Ecco perché cerchiamo persone disponibili ad effettuare la traduzione delle tesi pubblicate nel nostro sito.
Scopri come funziona

DUBBI? Contattaci

Contatta la redazione a
[email protected]

Ci trovi su Skype (redazione_tesi)
dalle 9:00 alle 13:00

Oppure vieni a trovarci su

Parole chiave

l
revolución cubana
política editorial
represión culturall

Non hai trovato quello che cercavi?


Abbiamo più di 45.000 Tesi di Laurea: cerca nel nostro database

Oppure consulta la sezione dedicata ad appunti universitari selezionati e pubblicati dalla nostra redazione

Ottimizza la tua ricerca:

  • individua con precisione le parole chiave specifiche della tua ricerca
  • elimina i termini non significativi (aggettivi, articoli, avverbi...)
  • se non hai risultati amplia la ricerca con termini via via più generici (ad esempio da "anziano oncologico" a "paziente oncologico")
  • utilizza la ricerca avanzata
  • utilizza gli operatori booleani (and, or, "")

Idee per la tesi?

Scopri le migliori tesi scelte da noi sugli argomenti recenti


Come si scrive una tesi di laurea?


A quale cattedra chiedere la tesi? Quale sarà il docente più disponibile? Quale l'argomento più interessante per me? ...e quale quello più interessante per il mondo del lavoro?

Scarica gratuitamente la nostra guida "Come si scrive una tesi di laurea" e iscriviti alla newsletter per ricevere consigli e materiale utile.


La tesi l'ho già scritta,
ora cosa ne faccio?


La tua tesi ti ha aiutato ad ottenere quel sudato titolo di studio, ma può darti molto di più: ti differenzia dai tuoi colleghi universitari, mostra i tuoi interessi ed è un lavoro di ricerca unico, che può essere utile anche ad altri.

Il nostro consiglio è di non sprecare tutto questo lavoro:

È ora di pubblicare la tesi